15 recetas fáciles, sanas y deliciosas con remolacha

11/01/2024

15 recetas fáciles

La remolacha es una verdura que muchas veces pasa desapercibida en nuestra cocina. Sin embargo, es importante destacar que la remolacha es un alimento muy beneficioso para nuestra salud con un sabor único y versátil. En este artículo, te presentaremos 15 recetas fáciles, sanas y deliciosas con remolacha para que puedas incorporarla en tu dieta de una manera creativa y sabrosa.

Contenidos
  1. Beneficios de la remolacha para la salud
  2. Herramientas y utensilios necesarios
  3. Consejos para comprar y almacenar remolachas
  4. Receta 1: Sopa de remolacha
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  5. Receta 2: Ensalada de remolacha asada con queso de cabra
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  6. Receta 3: Remolachas glaseadas
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  7. Receta 4: Dip de remolacha y yogur
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  8. Receta 5: Hummus de remolacha
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  9. Receta 6: Risotto de remolacha
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  10. Receta 7: Hamburguesas vegetarianas de remolacha
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  11. Receta 8: Smoothie de remolacha, frutos rojos y jengibre
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  12. Receta 9: Tarta de remolacha y queso feta
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  13. Receta 10: Pan de remolacha
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  14. Receta 11: Galletas de avena y remolacha
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  15. Receta 12: Helado de remolacha y chocolate blanco
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  16. Receta 13: Magdalenas de remolacha y naranja
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  17. Receta 14: Salsa de remolacha para pasta
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  18. Receta 15: Carpaccio de remolacha con rúcula y almendras
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  19. Conclusión

Beneficios de la remolacha para la salud

La remolacha es una verdura rica en nutrientes esenciales para nuestro organismo. Contiene vitaminas, minerales y antioxidantes que contribuyen a mantenernos sanos y con energía.

Una de las propiedades más destacadas de la remolacha es su alto contenido en hierro, lo cual la convierte en un alimento ideal para combatir la anemia y ayudar a la producción de glóbulos rojos en nuestro cuerpo. Además, el consumo regular de remolacha puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea y prevenir enfermedades cardiovasculares.

La remolacha también es conocida por su capacidad para mejorar la salud del hígado y del sistema digestivo en general. Sus compuestos fibrosos facilitan la digestión y ayudan a prevenir el estreñimiento. Además, la remolacha contiene betaina, un compuesto que protege el hígado de los daños causados por sustancias tóxicas.

Además, la remolacha es baja en calorías y alta en fibra, lo que la convierte en un alimento ideal para incluir en una dieta equilibrada y en programas de pérdida de peso. Su contenido de fibra ayuda a mantenernos saciados por más tiempo y a regular el tránsito intestinal.

Consumir remolacha regularmente puede mejorar nuestra salud de varias maneras, desde fortalecer nuestros sistemas cardiovascular y digestivo hasta ayudarnos a mantenernos en un peso saludable. Incorporarla en recetas deliciosas y fáciles es una forma divertida y sana de disfrutar de todos estos beneficios.

Herramientas y utensilios necesarios

Antes de empezar a preparar las recetas, es importante tener a mano los utensilios necesarios para facilitar el proceso de cocción y disfrutar al máximo de las propiedades de la remolacha. Estos son algunos de los elementos básicos que recomendamos tener en tu cocina:

  • Cuchillos: Para pelar y cortar la remolacha, necesitarás un cuchillo afilado. También es útil contar con un cuchillo de cocina para el resto de los ingredientes.
  • Tazones y platos: Son necesarios para mezclar los ingredientes y servir las preparaciones.
  • Batidora o procesadora de alimentos: Algunas recetas requieren triturar o procesar la remolacha, por lo que contar con una batidora o procesadora de alimentos puede ser de mucha ayuda.
  • Sartén: Para las recetas que requieren cocción en sartén, es necesario contar con una de buena calidad.
  • Horno: Si deseas asar la remolacha, necesitarás un horno para hacerlo de manera correcta.
  • Rallador: En algunas recetas, se utiliza la remolacha rallada, por lo que contar con un rallador puede ser útil.
  • Fuentes de almacenamiento: Para conservar las remolachas frescas, es necesario tener fuentes de almacenamiento adecuadas, como bolsas de plástico o recipientes herméticos.

Estos son solo algunos ejemplos de los utensilios que pueden ser necesarios para preparar las recetas con remolacha. Es importante tener en cuenta que, dependiendo de las recetas que elijas, es posible que necesites algunos elementos adicionales. ¡Lo importante es prepararte con anticipación y tener todo lo necesario para disfrutar al máximo de estas deliciosas preparaciones!

Consejos para comprar y almacenar remolachas

Antes de empezar a preparar las recetas, es importante conocer algunos consejos para comprar y almacenar remolachas frescas. A continuación, te ofrecemos algunas recomendaciones:

  • Elige remolachas frescas y firmes, sin manchas o magulladuras.
  • Siempre que sea posible, opta por remolachas orgánicas. La remolacha es una de las verduras que tiende a absorber muchos pesticidas si no es cultivada de manera orgánica.
  • Si las hojas están intactas y verdes, es un buen signo de frescura.
  • Si compras remolachas a granel, asegúrate de elegir las de tamaño similar para que se cocinen de manera uniforme.
  • Una vez en casa, puedes cortar las hojas verdes, dejando solo aproximadamente 2 cm de tallo, para conservar mejor sus propiedades. Las hojas de remolacha son comestibles y también pueden utilizarse en recetas.
  • Para almacenar las remolachas frescas, lo ideal es guardarlas en un lugar fresco y oscuro, como un sótano o el cajón para verduras de la nevera. Pueden durar hasta dos semanas en estas condiciones.
  • Si cortas y cocinas la remolacha, puedes guardarla en la nevera en un recipiente hermético durante unos 5-7 días.
  • Si quieres conservar la remolacha por más tiempo, una opción es congelarla. Primero, debes hervirla y luego colocarla en bolsas para congelar. La remolacha congelada puede durar hasta 10 meses.

Estos consejos te ayudarán a elegir y conservar remolachas frescas para tus recetas. Recuerda que, cuanto más frescas sean, mejor será su sabor y más nutrientes podrás aprovechar.

Receta 1: Sopa de remolacha

La sopa de remolacha es una receta clásica que destaca por su sabor dulce y su hermoso color vibrante. Es una opción reconfortante y saludable para disfrutar en cualquier época del año. Aquí tienes una receta fácil para prepararla:

Ingredientes:

  • 500 g de remolachas peladas y cortadas en trozos
  • 1 cebolla mediana, picada
  • 2 zanahorias, peladas y picadas
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1 litro de caldo de verduras
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Jugo de medio limón
  • Sal y pimienta al gusto
  • Crema agria, para decorar (opcional)
  • Cebollino picado, para decorar (opcional)

Preparación:

  1. En una olla grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla y el ajo, y cocina hasta que estén tiernos y ligeramente dorados.
  2. Añade las zanahorias y las remolachas cortadas. Cocina por unos minutos, revolviendo ocasionalmente.
  3. Vierte el caldo de verduras y lleva a ebullición. Reduce el fuego y cocina a fuego lento durante unos 20-25 minutos, o hasta que las remolachas y las zanahorias estén tiernas.
  4. Retira la olla del fuego y deja que la sopa se enfríe un poco.
  5. Usa una batidora de mano o una licuadora para triturar la sopa hasta obtener una consistencia suave y cremosa.
  6. Vuelve a calentar la sopa a fuego medio-bajo y agrega el jugo de limón. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  7. Sirve la sopa caliente y decora con crema agria y cebollino picado, si lo deseas.

Esta sopa de remolacha es perfecta para comenzar una comida o como plato principal acompañada de una ensalada fresca y pan tostado. El color rojo intenso y el sabor dulce de la remolacha la convierten en una opción deliciosa y nutritiva.

Receta 2: Ensalada de remolacha asada con queso de cabra

La combinación de remolacha asada con queso de cabra es una delicia que no puedes dejar de probar. La remolacha asada se vuelve dulce y tierna, y el queso de cabra le agrega un toque cremoso y salado. Aquí tienes la receta para preparar una ensalada de remolacha asada con queso de cabra:

Ingredientes:

  • 4 remolachas medianas, peladas y cortadas en cuartos
  • 100 g de queso de cabra desmenuzado
  • 50 g de nueces picadas
  • 50 g de rúcula
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Prepara las remolachas: Precalienta el horno a 200°C. Coloca las remolachas en una bandeja para hornear y rocíalas con aceite de oliva, sal y pimienta. Cubre la bandeja con papel de aluminio y ásalas en el horno durante aproximadamente 40-45 minutos, o hasta que estén tiernas.
  2. Deja que las remolachas se enfríen un poco antes de pelarlas. Luego, córtalas en trozos más pequeños si lo deseas.
  3. En un tazón grande, mezcla la rúcula con las remolachas asadas.
  4. Agrega el queso de cabra desmenuzado y las nueces.
  5. En otro recipiente pequeño, mezcla el aceite de oliva, el vinagre balsámico, la sal y la pimienta para hacer el aderezo.
  6. Vierte el aderezo sobre la ensalada y mezcla bien para combinar todos los ingredientes.
  7. Sirve la ensalada de remolacha asada con queso de cabra como entrada o como plato principal acompañada de pan crujiente.

Esta ensalada es una opción satisfactoria y saludable para disfrutar de los sabores intensos de la remolacha y el queso de cabra. Las nueces le aportan un toque crujiente y las hojas de rúcula agregan frescura a la mezcla. ¡Una explosión de sabores en cada bocado!

Relacionado con: Recetas con sandía: 15 opciones frescas y saludables para el veranoRecetas con sandía: 15 opciones frescas y saludables para el verano

Receta 3: Remolachas glaseadas

Si estás buscando una forma diferente de cocinar las remolachas, prueba esta receta de remolachas glaseadas. El glaseado le da a las remolachas un sabor dulce y caramelizado, mientras que el tiempo de horno las mantiene tiernas y sabrosas. Aquí tienes cómo prepararlas:

Ingredientes:

  • 4 remolachas medianas, peladas y cortadas en cuartos
  • 3 cucharadas de mantequilla derretida
  • 3 cucharadas de azúcar moreno
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Prepara las remolachas: Precalienta el horno a 200°C. Coloca las remolachas en una bandeja para hornear y sazónalas con sal y pimienta.
  2. En un recipiente aparte, mezcla la mantequilla derretida y el azúcar moreno.
  3. Vierte la mezcla de mantequilla y azúcar sobre las remolachas y mezcla bien para asegurarte de que todas las remolachas estén cubiertas.
  4. Cubre la bandeja con papel de aluminio y hornea las remolachas durante unos 30-35 minutos, o hasta que estén tiernas.
  5. Sirve las remolachas glaseadas como guarnición para carnes o como plato principal acompañadas de una ensalada fresca.

Estas remolachas glaseadas son una manera deliciosa y sorprendente de disfrutar de este vegetal. El glaseado le aporta un sabor dulce y caramelizado que combina a la perfección con la suavidad de la remolacha. ¡Una receta fácil de hacer y llena de sabor!

Receta 4: Dip de remolacha y yogur

Si estás buscando una alternativa más saludable a los dips tradicionales, este dip de remolacha y yogur es perfecto. La remolacha le da un color vibrante y un sabor único, mientras que el yogur le aporta cremosidad y frescura. Aquí te mostramos cómo hacerlo:

Ingredientes:

  • 2 remolachas medianas, cocidas y peladas
  • 1 taza de yogur griego
  • 2 dientes de ajo, picados
  • Jugo de medio limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. En un procesador de alimentos, coloca las remolachas cocidas y picadas junto con el ajo, el yogur griego, el jugo de limón, el aceite de oliva, la sal y la pimienta.
  2. Procesa todo hasta obtener una mezcla suave y cremosa.
  3. Prueba y ajusta los condimentos según tu preferencia personal.
  4. Sirve el dip de remolacha y yogur con crudités de vegetales frescos o pan pita tostado.

Este dip de remolacha y yogur es una opción saludable y deliciosa para disfrutar como aperitivo o como aderezo para ensaladas. El sabor dulce de la remolacha se combina a la perfección con la frescura del yogur, creando una combinación irresistible.

Receta 5: Hummus de remolacha

Otra opción creativa y nutritiva para utilizar la remolacha es preparar un delicioso hummus de remolacha. Este dip cremoso y colorido es perfecto para picoteos saludables o para untar en tus sándwiches favoritos. Aquí tienes una receta fácil de hummus de remolacha:

Ingredientes:

  • 1 taza de garbanzos cocidos
  • 1 remolacha cocida y pelada
  • 2 cucharadas de tahini
  • Jugo de 1 limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. En un procesador de alimentos, coloca los garbanzos cocidos, la remolacha cocida y picada, el tahini, el jugo de limón, el aceite de oliva, el ajo, la sal y la pimienta.
  2. Procesa todo hasta obtener una mezcla suave y cremosa.
  3. Prueba y ajusta los condimentos según tu preferencia personal.
  4. Sirve el hummus de remolacha con crudités de vegetales frescos o pan pita tostado.

Este hummus de remolacha es una manera divertida y saludable de disfrutar de este dip clásico. El color vibrante de la remolacha le dará un toque especial a tus aperitivos, mientras que su sabor dulce y suave te conquistarán desde el primer bocado.

Receta 6: Risotto de remolacha

El risotto es un plato italiano clásico conocido por su cremosidad y su sabor reconfortante. Esta receta de risotto de remolacha le añade un toque de color y sabor únicos, convirtiéndolo en una opción perfecta para sorprender a tus invitados con un plato elegante y delicioso. Aquí te mostramos cómo hacerlo:

Ingredientes:

  • 1 remolacha grande, pelada y rallada
  • 1 cebolla pequeña, picada finamente
  • 2 tazas de arroz Arborio o Carnaroli
  • ½ taza de vino blanco
  • 4 tazas de caldo de verduras caliente
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • ½ taza de queso parmesano rallado
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. En una olla grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla picada y cocina hasta que esté tierna y transparente.
  2. Agrega el arroz y revuélvelo para cubrirlo bien con el aceite y la cebolla. Cocina durante un par de minutos, revolviendo constantemente.
  3. Vierte el vino blanco y cocínalo hasta que se haya evaporado.
  4. Añade la remolacha rallada y revuelve bien para incorporarla al arroz.
  5. Comienza a agregar el caldo caliente de a poco, una cucharón a la vez, revolviendo constantemente hasta que se haya absorbido antes de agregar más caldo.
  6. Continúa agregando el caldo y revolviendo durante aproximadamente 20-25 minutos, o hasta que el arroz esté al dente.
  7. Retira la olla del fuego y agrega la mantequilla y el queso parmesano rallado. Revuelve bien hasta que la mantequilla y el queso se hayan derretido y el risotto tenga una textura cremosa.
  8. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  9. Sirve el risotto de remolacha caliente, espolvoreado con queso parmesano rallado adicional si lo deseas.

Este risotto de remolacha es una opción elegante y deliciosa para una cena especial o una comida gourmet. El color vibrante del arroz y el sabor dulce de la remolacha se combinan para crear un plato lleno de sabor y sorprendente a la vista.

Receta 7: Hamburguesas vegetarianas de remolacha

Si estás buscando una alternativa vegetariana a las hamburguesas tradicionales, estas hamburguesas de remolacha son una opción deliciosa y nutritiva. La remolacha le aportará un color y un sabor únicos a estas hamburguesas, mientras que los otros ingredientes se combinan para crear una textura jugosa y sabrosa. Aquí te mostramos cómo hacerlas:

Ingredientes:

  • 2 remolachas grandes, peladas y ralladas
  • 1 taza de quinoa cocida
  • 1 taza de avena en hojuelas
  • 1 huevo
  • ½ taza de pan rallado
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de pimentón ahumado
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite de oliva, para cocinar

Preparación:

  1. En un tazón grande, mezcla las remolachas ralladas, la quinoa, la avena en hojuelas, el huevo, el pan rallado, el ajo picado, el comino, el pimentón, la sal y la pimienta. Mezcla todo hasta que esté bien combinado.
  2. Refriega tus manos con un poco de aceite de oliva para evitar que la mezcla se pegue. Toma porciones de la mezcla y forma hamburguesas del tamaño deseado.
  3. En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio-alto. Cocina las hamburguesas durante unos 5-6 minutos por cada lado, o hasta que estén doradas y crujientes por fuera y cocidas por dentro.
  4. Sirve las hamburguesas vegetarianas de remolacha en panecillos con tus condimentos y acompañamientos favoritos.

Estas hamburguesas vegetarianas de remolacha son una opción saludable y sabrosa para disfrutar en tus comidas sin carne. El color y el sabor de la remolacha le dan un toque especial a estas hamburguesas, convirtiéndolas en una opción deliciosa para toda la familia.

Receta 8: Smoothie de remolacha, frutos rojos y jengibre

Los smoothies son una excelente manera de incorporar la remolacha en tu dieta diaria. Esta receta de smoothie de remolacha, frutos rojos y jengibre es refrescante, nutritiva y llena de sabor. Aquí te mostramos cómo prepararlo:

Ingredientes:

  • 1 remolacha mediana, cocida y pelada
  • 1 taza de frutos rojos congelados (fresas, frambuesas, moras, etc.)
  • 1 taza de leche de almendras (o cualquier otra leche vegetal)
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharada de semillas de chía
  • Miel o cualquier otro endulzante natural, al gusto (opcional)

Preparación:

  1. Agrega todos los ingredientes a una licuadora y mezcla hasta obtener una consistencia suave y homogénea.
  2. Prueba y ajusta los sabores según tu preferencia personal, agregando más miel si deseas un sabor más dulce.
  3. Sirve el smoothie de remolacha, frutos rojos y jengibre en un vaso y disfruta de esta deliciosa y saludable bebida.

Este smoothie de remolacha es una excelente opción para comenzar el día con energía y aprovechar todos los beneficios de esta verdura. Los frutos rojos le dan un sabor dulce y ácido, mientras que el jengibre le agrega un toque picante y refrescante. ¡Una combinación ganadora!

Receta 9: Tarta de remolacha y queso feta

Si estás buscando una tarta diferente y deliciosa, esta receta de tarta de remolacha y queso feta es perfecta. La remolacha le aporta un color vibrante y un sabor dulce a esta tarta, mientras que el queso feta le agrega un contraste salado y cremoso. Aquí tienes la receta para hacerla:

Ingredientes:

  • 1 masa de hojaldre
  • 2 remolachas grandes, cocidas y peladas
  • 200 g de queso feta desmenuzado
  • 3 huevos
  • 200 ml de crema agria
  • 1 manojo de cebollino fresco, picado
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Prepara la masa de hojaldre según las instrucciones del paquete y forra un molde para tarta.
  2. Pica la base de la masa con un tenedor y colócala en la nevera mientras preparas el relleno.
  3. Prepara las remolachas: Precalienta el horno a 200°C. Corta las remolachas en rodajas finas.
  4. En un tazón aparte, bate los huevos y luego agrega la crema agria. Mezcla bien.
  5. Retira el molde para tarta de la nevera y coloca las rodajas de remolacha sobre la base de la masa de hojaldre.
  6. Vierte la mezcla de huevo y crema agria sobre las remolachas.
  7. Esparce el queso feta desmenuzado y el cebollino picado sobre la tarta.
  8. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  9. Hornea la tarta de remolacha y queso feta durante aproximadamente 25-30 minutos, o hasta que esté dorada en los bordes y cuajada en el centro.
  10. Deja enfriar un poco antes de servir.

Esta tarta de remolacha y queso feta es una opción original y deliciosa para un almuerzo ligero o una cena especial. El contraste entre el dulzor de la remolacha y la salinidad del queso feta crea una combinación de sabores única que te sorprenderá.

Relacionado con: Recetas sardina en lata: 15 opciones fáciles, saludables y rápidasRecetas sardina en lata: 15 opciones fáciles, saludables y rápidas

Receta 10: Pan de remolacha

El pan de remolacha es una opción sabrosa y sorprendente para disfrutar de este vegetal. El color intenso y el sabor dulce de la remolacha hacen que este pan sea irresistible. Aquí te mostramos cómo hacerlo:

Ingredientes:

  • 1 remolacha mediana, cocida y pelada
  • 3 tazas de harina de trigo
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 ½ tazas de leche
  • ¼ taza de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de azúcar

Preparación:

  1. Prepara la remolacha: Precalienta el horno a 200°C. Coloca la remolacha en una bandeja para hornear y ásala hasta que esté tierna. Luego, déjala enfriar y rállala.
  2. En un tazón grande, mezcla la harina, la levadura en polvo, la sal y el azúcar.
  3. En otro tazón, mezcla la remolacha rallada, la leche y el aceite de oliva.
  4. Agrega la mezcla líquida a los ingredientes secos y revuelve hasta que se forme una masa homogénea.
  5. Transfiere la masa a un molde para pan engrasado y enharinado.
  6. Hornea el pan de remolacha durante aproximadamente 40-45 minutos, o hasta que esté dorado en la parte superior y al insertar un palillo en el centro, este salga limpio.
  7. Deja enfriar un poco antes de desmoldar y cortar.

Este pan de remolacha es una opción deliciosa y sorprendente para acompañar tus comidas o disfrutar solo con mantequilla. El color rojo intenso y el sabor dulce de la remolacha harán que este pan sea un éxito en tu mesa.

Receta 11: Galletas de avena y remolacha

Si estás buscando una opción saludable de galletas, prueba estas deliciosas galletas de avena y remolacha. La remolacha le añade una humedad y dulzor natural a estas galletas, mientras que la avena las hace más saludables y nutritivas. Aquí tienes la receta para prepararlas:

Ingredientes:

  • 1 remolacha mediana, cocida y pelada
  • 1 taza de avena en hojuelas
  • ½ taza de harina integral
  • ¼ taza de azúcar moreno
  • ¼ taza de aceite de coco derretido
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • ½ cucharadita de polvo de hornear
  • Pizca de sal

Preparación:

  1. Prepara la remolacha: Precalienta el horno a 200°C. Corta la remolacha en trozos y colócala en una licuadora o procesadora de alimentos. Tritura hasta obtener una pasta suave.
  2. En un tazón grande, mezcla la avena, la harina integral, el azúcar moreno, la canela en polvo, el polvo de hornear y la sal.
  3. Añade la pasta de remolacha, el aceite de coco derretido, el huevo y la esencia de vainilla a los ingredientes secos.
  4. Mezcla todo hasta obtener una masa homogénea.
  5. Forma pequeñas bolitas con la masa y colócalas en una bandeja para hornear.
  6. Aplasta ligeramente cada bolita con un tenedor.
  7. Hornea las galletas de avena y remolacha durante unos 12-15 minutos, o hasta que estén doradas en los bordes y ligeramente firmes al tacto.
  8. Deja que las galletas se enfríen antes de servir.

Estas galletas de avena y remolacha son una opción saludable y deliciosa para disfrutar como snack o postre. La remolacha le añade un toque dulce y húmedo a estas galletas, mientras que la avena las hace más nutritivas y llenas de fibra.

Receta 12: Helado de remolacha y chocolate blanco

Si eres amante del helado y te encanta experimentar con nuevos sabores, prueba este helado de remolacha y chocolate blanco. La remolacha le añade un color vibrante y un sabor dulce a este helado, mientras que el chocolate blanco le agrega cremosidad y un contraste delicioso. Aquí tienes cómo hacerlo:

Ingredientes:

  • 2 remolachas grandes, cocidas y peladas
  • 200 g de chocolate blanco, rallado
  • 300 ml de crema para batir
  • 400 ml de leche condensada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:

  1. Prepara las remolachas: Precalienta el horno a 200°C. Corta las remolachas en trozos y colócalas en una bandeja para hornear. Hornea durante unos 30-35 minutos, o hasta que estén tiernas.
  2. Deja que las remolachas se enfríen un poco y luego colócalas en una licuadora o procesadora de alimentos. Tritura hasta obtener una pasta suave.
  3. En un tazón grande, mezcla la pasta de remolacha, el chocolate blanco rallado, la crema para batir, la leche condensada y el extracto de vainilla.
  4. Vierte la mezcla en una máquina para hacer helado y sigue las instrucciones del fabricante para obtener un helado cremoso.
  5. Si no tienes una máquina para hacer helado, puedes verter la mezcla en un recipiente apto para congelador y remover cada 1-2 horas hasta que el helado esté firme y cremoso.
  6. Transfiere el helado de remolacha y chocolate blanco a un recipiente apto para congelador y déjalo reposar durante al menos 4 horas, o hasta que esté bien firme.
  7. Sirve el helado de remolacha y chocolate blanco en copas o conos y disfruta de esta delicia refrescante y llena de sabor.

Este helado de remolacha y chocolate blanco es una opción única y sorprendente para disfrutar en los días calurosos. El color vibrante y el sabor dulce de la remolacha se combinan a la perfección con la cremosidad y dulzor del chocolate blanco. ¡Un helado para deleitar a todos los amantes de los postres!

Receta 13: Magdalenas de remolacha y naranja

Estas magdalenas de remolacha y naranja son una opción deliciosa y saludable para disfrutar como desayuno o merienda. La remolacha le añade un color y sabor únicos, mientras que la naranja agrega frescura y un aroma delicioso. Aquí tienes cómo hacerlas:

Ingredientes:

  • 2 remolachas medianas, cocidas y peladas
  • 2 tazas de harina
  • 1 taza de azúcar
  • ½ taza de aceite vegetal
  • ½ taza de yogur natural
  • 3 huevos
  • Jugo y ralladura de 1 naranja
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio
  • ¼ cucharadita de sal

Preparación:

  1. Prepara las remolachas: Precalienta el horno a 200°C. Corta las remolachas en trozos y colócalas en una licuadora o procesadora de alimentos. Tritura hasta obtener una pasta suave.
  2. En un tazón grande, mezcla la pasta de remolacha, el azúcar, el aceite vegetal, el yogur, los huevos, el jugo y la ralladura de naranja.
  3. En otro tazón, mezcla la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato de sodio y la sal.
  4. Agrega los ingredientes secos a la mezcla de remolacha y naranja y mezcla hasta obtener una masa homogénea.
  5. Vierte la masa en moldes para magdalenas previamente engrasados o forrados con papel para magdalenas.
  6. Hornea las magdalenas de remolacha y naranja durante aproximadamente 20-25 minutos, o hasta que estén doradas en la parte superior y cocidas en el centro.
  7. Deja que las magdalenas se enfríen antes de disfrutarlas.

Estas magdalenas de remolacha y naranja son esponjosas y llenas de sabor. El color vibrante de la remolacha y el delicioso aroma de la naranja las convierten en una opción irresistible para acompañar tu café o té favorito.

Receta 14: Salsa de remolacha para pasta

Si estás buscando una salsa diferente para tus pastas, prueba esta salsa de remolacha. La remolacha le añade un color y sabor únicos a esta salsa, mientras que otros ingredientes se combinan para crear una receta deliciosa y sorprendente. Aquí te mostramos cómo hacerla:

Ingredientes:

  • 2 remolachas grandes, cocidas y peladas
  • 1 taza de salsa de tomate
  • 1 cebolla pequeña, picada finamente
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Sal y pimienta al gusto
  • Queso parmesano rallado, para servir
  • Pasta cocida, para servir

Preparación:

  1. Prepara las remolachas: Precalienta el horno a 200°C. Corta las remolachas en trozos y colócalas en una bandeja para hornear. Hornea durante unos 30-35 minutos, o hasta que estén tiernas.
  2. Deja que las remolachas se enfríen un poco y luego colócalas en una licuadora o procesadora de alimentos. Tritura hasta obtener una pasta suave.
  3. En una sartén grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla y el ajo y cocina hasta que estén tiernos y ligeramente dorados.
  4. Agrega la salsa de tomate, la pasta de remolacha y el azúcar a la sartén. Cocina a fuego lento durante unos minutos para que los sabores se mezclen.
  5. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  6. Sirve la salsa de remolacha sobre pasta cocida y espolvorea con queso parmesano rallado.

Esta salsa de remolacha es una opción diferente y deliciosa para acompañar tus pastas. El color y sabor de la remolacha le da un toque especial a cualquier plato de pasta, mientras que la salsa de tomate y otros condimentos le agregan un sabor sabroso y equilibrado.

Receta 15: Carpaccio de remolacha con rúcula y almendras

El carpaccio es una preparación típica italiana donde los ingredientes se cortan en láminas finas y se sirven crudos, generalmente aderezados con aceite de oliva y limón. Este carpaccio de remolacha con rúcula y almendras es una opción refrescante y llena de sabor para disfrutar como entrada o como guarnición. Aquí tienes cómo hacerlo:

Ingredientes:

  • 2 remolachas grandes, peladas y cortadas en láminas muy finas
  • 2 tazas de rúcula
  • ½ taza de almendras fileteadas, tostadas
  • Jugo de 1 limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. En un plato grande, coloca las láminas de remolacha de manera ordenada.
  2. Rocía las láminas de remolacha con el jugo de limón y el aceite de oliva.
  3. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  4. Coloca la rúcula y las almendras tostadas sobre las láminas de remolacha.
  5. Decora con unas hojas de rúcula adicionales y almendras tostadas.
  6. Sirve el carpaccio de remolacha con rúcula y almendras como entrada o como guarnición para carnes o pescados.

Este carpaccio de remolacha es una opción ligera y refrescante para disfrutar en días calurosos. El sabor dulce y suave de la remolacha se combina a la perfección con la frescura y el ligero amargor de la rúcula, mientras que las almendras tostadas añaden un crujido irresistible.

Conclusión

La remolacha es una verdura versátil y deliciosa que ofrece una amplia gama de beneficios para la salud. Ya sea en sopa, ensaladas, dips, risottos, hamburguesas, helados o postres, la remolacha puede ser disfrutada de muchas formas diferentes. Esperamos que estas 15 recetas fáciles, sanas y deliciosas hayan despertado tu creatividad en la cocina y te animen a incorporar más remolacha en tu dieta. ¡Disfruta de estas preparaciones y aprovecha todos los beneficios que la remolacha tiene para ofrecer!

Relacionado con: Recetas con soja texturizada: 25 ideas saludables y deliciosasRecetas con soja texturizada: 25 ideas saludables y deliciosas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up